Tuesday, 12 April 2016

Saturday, 9 April 2016

Pope Francis Twitters on Amoris Laetitia

(1)我鼓勵你們以個人和團體的生活作風,即無償、團結和服務的作風,為主作證。
Vi incoraggio a dare testimonianza con lo stile di vita personale e comunitario: stile di gratuità, solidarietà, servizio.
I encourage you to bear witness to Christ in your personal life and families: a witness of gratuitousness, solidarity, spirit of service.
Hortor vos ut tota vita, sive privata sive publica, Evangelium testificemini largiter, communiter, serviliter.

(2)家庭感受到愛的喜樂也是教會的一大喜事。
La gioia dell’amore che si vive nelle famiglie è anche il giubilo della Chiesa.
The Joy of Love experienced by families is also the joy of the Church.
La alegría del amor que se vive en las familias es también el júbilo de la Iglesia.

(3)家庭是父母成為子女的信德啟蒙導師的場所。
La famiglia è il luogo dove i genitori diventano i primi maestri della fede per i loro figli.
The family is the place where parents become their children’s first teachers in the faith.
La familia es el lugar donde los padres se convierten en los primeros maestros de la fe para sus hijos.

(4)天主聖言是一位旅伴,對那些陷入危機或經歷痛苦的家庭而言也是如此。
La Parola di Dio è una compagna di viaggio anche per le famiglie che sono in crisi o attraversano qualche dolore.
The word of God is a source of comfort for every family that experiences difficulty or suffering.
La Palabra de Dios es una fuente de consuelo para las familias que están en crisis o en medio de algún dolor.

(5)家庭的福祉攸關世界的未來。
Il bene della famiglia è decisivo per il futuro del mondo.
The welfare of the family is decisive for the future of the world.
El bien de la familia es decisivo para el futuro del mundo.

(6)家庭是社會不容忽視的一筆財富,應當予以保護。
La famiglia è un bene da cui la società non può prescindere, ma ha bisogno di essere protetta.
The family is a good which society cannot do without, and it ought to be protected.
La familia es un bien del cual la sociedad no puede prescindir, y necesita ser protegida.

Friday, 8 April 2016

The Dominican Story - 800 Years 聖道明八百年的故事

As part of our Dominican Jubilee 800 year celebrations and to mark Harmony Day of Santa Sabrina College in Sydney which this year focused on Everybody Belongs, our whole Santa Sabina College community came together to celebrate our diversity, make connections and form the number ‘800’

Santa Sabina College, located in Strathfield, Sydney, Australia is a Catholic independent co-educational school in the Dominican tradition. The College comprises Primary, Middle and Secondary Schools, an Early Education Centre, Vocational Care, Before and After School Care and a College Outdoor Education and Retreat Centre.

- See more at: http://www.op.org/en/content/santa-sabina-college-marks-800-years-aid-drone#sthash.m2JIVNxt.dpuf

Thursday, 7 April 2016

Pope Francis: Divine Mercy excludes no one / Papa en Su Catequesis


English
Espanol
中文


Pope Francis arrives for the General Audience in Saint Peters Square, Vatican City, 6 April 2016 - ANSA

(Vatican Radio) Pope Francis held his weekly General Audience in St. Peter’s Square on Wednesday, during the course of which he began a new chapter in his catecheses on mercy, one focusing specifically on Christ’s fulfillment of the promise and action of mercy revealed to humanity through God’s Chosen People, as expressed in the New Testament.

The Holy Father said that the Gospels show us a Jesus who, in every moment of His earthly life, made mercy visible: meeting the crowds, announcing the Gospel, healing the sick, drawing close to the forgotten, pardoning sinners.

The Pope went on to say that the love Christ showed was a love open to all, a love which was fulfilled on the Cross. “Jesus,” said Pope Francis in an emphatic departure from his prepared remarks, “did not bring hatred, nor did He bring enmity: He brought love – a great love – a heart open to all – to all of us – a love that saves.”

The Holy Father went on to say that no one is excluded from God’s merciful love – and that He proved this once and for all from the Cross. “We are all sinners,” he said in another emphatic departure, “but we are all forgiven: we all have the possibility of receiving this pardon, which is the mercy of God; we need not fear, therefore, to recognize ourselves sinners, confess ourselves sinners, because every sin was carried by the Son to the Cross.”

Pope Francis concluded with an exhortation to frequent the Sacrament of Reconciliation, saying that it offers us the forgiveness that flows from the Cross and which renews us in His grace, and inviting everyone everywhere in this Jubilee Year to embrace the Gospel with greater vigor and be heralds of the Father’s mercy and forgiveness.

Retrieved from Vatican Radio http://en.radiovaticana.va/news/2016/04/06/pope_francis_divine_mercy_excludes_no_one/1220605 [accessed 06 April, 2016].



Texto completo de la catequesis del Papa Francisco

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Después de haber reflexionado sobre la misericordia de Dios en el Antiguo Testamento, hoy iniciamos a meditar sobre como Jesús mismo lo ha llevado a su pleno cumplimiento. Una misericordia que Él ha expresado, realizado y comunicado siempre, en cada momento de su vida terrena. Encontrando a la gente, anunciando el Evangelio, curando a los enfermos, acercándose a los últimos, perdonando a los pecadores, Jesús hace visible un amor abierto a todos: ¡ninguno está excluido! Abierto a todos sin límites. Un amor puro, gratuito, absoluto. Un amor que alcanza su culmen en el Sacrificio de la Cruz. ¡Sí, el Evangelio es de verdad el “Evangelio de la Misericordia”, porque Jesús es la Misericordia!

Los cuatro Evangelios afirman que Jesús, antes de iniciar su ministerio, quiso recibir el bautismo de Juan Bautista (Mt 3,13-17; Mc 1,9-11; Lc 3,21-22; Jn 1,29-34). Este acontecimiento imprime una orientación decisiva en toda la misión de Cristo. De hecho, Él no se ha presentado al mundo en el esplendor del templo: podía hacerlo, ¿eh? No se ha hecho anunciar al son de trompetas: podía hacerlo. Ni mucho menos ha venido en las vestiduras de un juez: podía hacerlo. En cambio, después de treinta años de vida oculta en Nazaret, Jesús se acercó al río Jordán, junto a tanta gente de su pueblo, y se puso en la fila con los pecadores. No ha tenido vergüenza: estaba ahí con todos, con los pecadores, para hacerse bautizar. Por lo tanto, desde el inicio de su ministerio, Él se ha manifestado como Mesías que asume la condición humana, movido por la solidaridad y la compasión. Como Él mismo afirma en la sinagoga de Nazaret identificándose con la profecía de Isaías: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor» (Lc 4,18-19). Todo lo que Jesús ha realizado después del bautismo ha sido la realización del programa inicial: traer a todos el amor de Dios que salva. Jesús no ha traído el odio, no ha traído la enemistad: ¡nos ha traído el amor! ¡Un amor grande, un corazón abierto a todos, a todos nosotros! ¡Un amor que salva!

Él se ha hecho prójimo con los últimos, comunicando a ellos la misericordia de Dios que es perdón, alegría y vida nueva. ¡El Hijo enviado por el Padre, Jesús, es realmente el inicio del tiempo de la misericordia para toda la humanidad! Todos aquellos que estaban presentes en la orilla del Jordán no entendieron enseguida el significado del gesto de Jesús. El mismo Juan el Bautista se sorprendió de su decisión (Cfr. Mt 3,14). ¡Pero el Padre celeste no! Él hizo oír su voz desde lo alto: «Tú eres mi Hijo muy querido, en ti tengo puesta toda mi predilección» (Mc 1,11). De este modo el Padre confirma el camino que el Hijo ha iniciado como Mesías, mientras desciende sobre Él como una paloma el Espíritu Santo. Así el corazón de Jesús late, por así decir, al unísono con el corazón del Padre y del Espíritu, mostrando a todos los hombres que la salvación es el fruto de la misericordia de Dios.

Podemos contemplar todavía más claramente el gran misterio de este amor dirigiendo la mirada a Jesús crucificado. Mientras está por morir inocente por nosotros pecadores, Él suplica al padre: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen» (Lc 23,34). Es en la cruz que Jesús presenta a la misericordia del Padre el pecado del mundo: ¡el pecado de todos! Mis pecados, tus pecados, los pecados. Es ahí, en la cruz, que Él los presenta. Y con ella todos nuestros pecados son borrados. Nada ni nadie queda excluido de esta oración sacrificial de Jesús. Esto significa que no debemos temer en reconocernos y confesarnos pecadores. Pero, cuantas veces nosotros decimos: “Éste es un pecador, éste ha hecho esto, aquello…” y juzgamos a los demás. ¿Y tú? Cada uno de nosotros debería preguntarse: “si éste es un pecador. ¿Y yo?”. Todos somos pecadores, pero todos somos perdonados: todos tenemos la posibilidad de recibir este perdón que es la misericordia de Dios. No debemos temer, pues, de reconocernos pecadores, confesarnos pecadores, porque todo pecado ha sido llevado por el Hijo en la cruz. Y cuando nosotros lo confesamos arrepentidos confiando en Él, estamos seguros de ser perdonados. ¡El sacramento de la Reconciliación hace actual para cada uno la fuerza del perdón que brota de la Cruz y renueva en nuestra vida la gracia de la misericordia que Jesús nos ha traído! No debemos temer nuestras miserias: no debemos temer a nuestras miserias. Cada uno de nosotros tiene las suyas. La potencia del amor del Crucificado no conoce obstáculos y no se acaba jamás. Y esta misericordia borra nuestras miserias.

Queridos, en este Año Jubilar pidamos a Dios la gracia de tener experiencia de la potencia del Evangelio: Evangelio de la misericordia que transforma, que nos hace entrar en el corazón de Dios, que nos hace capaces de perdonar y de mirar al mundo con más bondad. Si acogemos el Evangelio del Crucificado Resucitado, toda nuestra vida es plasmada por la fuerza de su amor que renueva. ¡Gracias!


(Traducción del italiano, Renato Martinez – Radio Vaticano)

Retrieved from Radio Vaticano http://es.radiovaticana.va/news/2016/04/06/catequesis_papa_francisco_evangelio_de_la_misericordia_jesus/1220586 [accessed 06 April, 2016].



梵蒂岡電台訊教宗方濟各4月6日上午在聖伯多祿廣場主持週三公開接見活動,大約4萬人參加。教宗在當天的要理講授中開始講解福音中的慈悲,強調每一個人雖有自己的困窘,但基督的愛與寬恕永不枯竭。

教宗從福音中耶穌在世的5個重要行動談天主慈悲:耶穌“會晤人群、宣講福音、治癒病患、走近弱小、寬恕罪人”。耶穌本來可以像君王那樣來到世上審判眾人,甚至可以從十字架上走下來,滿足一些人的要求。但祂沒有這樣做,卻與貧苦人為伍,奉獻自己,為人類開啟了慈悲時期。

“耶穌沒有在殿宇的輝煌中來到世界上,祂不是大可這樣做嗎?祂沒有吹鼓奏樂宣告自己的到來,但祂有能力這樣做!祂也沒有以法官的姿態來到,但祂能夠做到!相反地,耶穌在納匝肋度過了30年的隱居生活後,來到約旦河,與祂的許多子民在一起,與罪人為伍。他不覺得難為情:祂與眾人,與罪人一起在那裡受洗。”

教宗表示,基督一開始祂的使命,就彰顯出祂是承受人類處境的默西亞,同情憐憫人類。祂受洗後所行的一切都是在實現祂的初始計劃,將天主的救贖之愛帶給眾人。這是純淨、不求回報,無與倫比的愛。

“耶穌沒有帶來仇恨,沒有帶來敵意:祂為我們帶來了愛!這是一種崇高的愛,一顆為眾人,為我們所有人敞開的心!這是救贖之愛!耶穌走近弱小者,告訴他們天主的慈悲乃是寬恕、喜樂及新生命。耶穌,天父所派遣的聖子,真實地開啟了全人類蒙受慈悲的時期!”

教宗解釋道,天主的慈悲在哥耳哥達的苦難到達巔峰,耶穌在十字架上說的話永遠改變了人的處境:“父啊,寬赦他們吧!因為他們不知道他們做的是什麽”(路廿三34)。 “耶穌在十字架上將世界的罪呈獻於天父的慈悲:這是眾人的罪,是我的罪,你的罪,你們的罪。祂在那裡,在十字架上呈獻了世人的罪。藉著這個舉動,我們的一切罪都被消除。任何事物及任何人都沒有被擋在耶穌祭獻祈禱的門外。”

教宗最後勉勵信友們勤領修和聖事,懺悔並全心信賴天主,避免陷入自以為是,不接受天主寬恕的誘惑。“我們每個人都該問自己:‘沒錯,那是個罪人。可是我呢?’我們大家都是罪人,但我們都得到了寬恕:我們人人都有機會蒙受寬恕,天主的慈悲。我們不必害怕自己的困窘。我們每一個人都有自己的困窘。基督十字架上愛的大能所向無敵,永不枯竭。天主慈悲能消除我們的困窘。”

當天是第三屆促進發展與和平國際體育日。教宗方濟各在公開接見活動結束時,向在場人士談到聯合國的這項創舉說:“體育是一種拉近各民族距離的普世性語言,它可以促進人際交往及超越衝突。因此,我鼓勵把體育運動當作訓練美德的場所,以增進個人與團體的全面發展。”


二零一六年四月七日上午取自梵蒂岡廣播電台 http://zht.radiovaticana.va/news/2016/04/06/%E6%95%99%E5%AE%97%E5%85%AC%E9%96%8B%E6%8E%A5%E8%A6%8B%EF%BC%9A%E8%80%B6%E7%A9%8C%E7%82%BA%E7%9C%BE%E4%BA%BA%E9%96%8B%E5%95%9F%E4%BA%86%E6%85%88%E6%82%B2%E6%99%82%E6%9C%9F/1220843.

Wednesday, 6 April 2016

Christ Lives in His Church / Cristo Vive / 基督生活在祂的教會內

English
Espanol
中文


From a sermon by Saint Leo the Great, pope
Christ lives in his Church

My dear brethren, there is no doubt that the Son of God took our human nature into so close a union with himself that one and the same Christ is present, not only in the firstborn of all creation, but in all his saints as well. The head cannot be separated from the members, nor the members from the head. Not in this life, it is true, but only in eternity will God be all in all, yet even now he dwells, whole and undivided, in his temple the Church. Such was his promise to us when he said: See, I am with you always, even to the end of the world.

And so all that the Son of God did and taught for the world’s reconciliation is not for us simply a matter of past history. Here and now we experience his power at work among us. Born of a virgin mother by the action of the Holy Spirit, Christ keeps his Church spotless and makes her fruitful by the inspiration of the same Spirit. In baptismal regeneration she brings forth children for God beyond all numbering. These are the sons of whom it is written: They are born not of blood, nor of the desire of the flesh, nor of the will of man, but of God.

In Christ Abraham’s posterity is blessed, because in him the whole world receives the adoption of sons, and in him the patriarch becomes the father of all nations through the birth, not from human stock but by faith, of the descendants that were promised to him. From every nation on earth, without exception, Christ forms a single flock of those he has sanctified, daily fulfilling the promise he once made: I have other sheep, not of this fold, whom it is also ordained that I shall lead; and there shall be one flock and one shepherd.

Although it was primarily to Peter that he said: Feed my sheep, yet the one Lord guides all the pastors in the discharge of their office and leads to rich and fertile pastures all those who come to the rock. There is no counting the sheep who are nourished with his abundant love, and who are prepared to lay down their lives for the sake of the good shepherd who died for them.

But it is not only the martyrs who share in his passion by their glorious courage; the same is true, by faith, of all who are reborn through baptism. That is why we are to celebrate the Lord’s paschal sacrifice with the unleavened bread of sincerity and truth. The leaven of our former malice is thrown out, and a new creature is filled and inebriated with the Lord himself. For the effect of our sharing in the body and blood of Christ is to change us into what we receive. As we have died with him, and have been buried and raised to life with him, so we bear him within us, both in body and in spirit, in everything we do.


Retrieved from Divine Office http://divineoffice.org/easter-w02-wed-or/?date=20160406 [accessed 06 April, 2016].



De los Sermones de san León Magno, papa
(Sermón 12 Sobre la pasión del Señor, 3, 6-7: PL 54, 355-357)

CRISTO VIVE EN SU IGLESIA

No hay duda, amadísimos hermanos, que el Hijo de Dios, habiendo tomado la naturaleza humana, se unió a ella tan íntimamente, que no sólo en aquel hombre que es el primogénito de toda creatura, sino también en todos sus santos, no hay más que un solo y único Cristo; y, del mismo modo que no puede separarse la cabeza de los miembros, así tampoco los miembros pueden separarse de la cabeza.

Aunque no pertenece a la vida presente, sino a la eterna, el que Dios sea todo en todos, sin embargo, ya ahora, él habita de manera inseparable en su templo, que es la Iglesia, tal como prometió él mismo con estas palabras: Mirad, yo estaré siempre con vosotros hasta el fin del mundo.

Por tanto, todo lo que el Hijo de Dios hizo y enseñó con miras a la reconciliación del mundo no sólo lo conocemos por el relato de sus hechos pretéritos, sino que también lo experimentamos por la eficacia de sus obras presentes.

Él mismo, nacido de la Virgen Madre por obra del Espíritu Santo, es quien fecunda con el mismo Espíritu a su Iglesia incontaminada, para que, mediante la regeneración bautismal, una multitud Innumerable de hijos sea engendrada para Dios, de los cuales se afirma que traen su origen no de la sangre ni del deseo carnal ni de la voluntad del hombre, sino del mismo Dios.

Es en él mismo en quien es bendecida la posteridad de Abraham por la adopción del mundo entero, y en quien el patriarca se convierte en padre de las naciones, cuando los hijos de la promesa nacen no de la carne, sino de la fe.

Él mismo es quien, sin exceptuar pueblo alguno, constituye, de cuantas naciones hay bajo el cielo, un solo rebaño de ovejas santas, cumpliendo así día tras día lo que antes había prometido: Tengo otras ovejas que no son de este redil; es necesario que las recoja, y oirán mi voz, para que se forme un solo rebaño y un solo pastor.

Aunque dijo a Pedro, en su calidad de jefe: Apacienta mis ovejas, en realidad es él solo, el Señor, quien dirige a todos los pastores en su ministerio; y a los que se acercan a la piedra espiritual él los alimenta con un pasto tan abundante y jugoso, que un número Incontable de ovejas, fortalecidas por la abundancia de su amor, están dispuestas a morir por el nombre de su pastor, como él, el buen Pastor, se dignó dar la propia vida por sus ovejas.

Y no sólo la gloriosa fortaleza de los mártires, sino también la fe de todos los que renacen en el bautismo, por el hecho mismo de su regeneración, participan en sus sufrimientos.

Así es como celebramos de manera adecuada la Pascua del Señor, con ázimos de pureza y de verdad: cuando, rechazando la antigua levadura de maldad, la nueva creatura se embriaga y se alimenta del Señor en persona.

La participación del cuerpo y de la sangre del Señor, en efecto, nos convierte en lo mismo que tomamos y hace que llevemos siempre en nosotros, en el espíritu y en la carne, a aquel junto con el cual hemos muerto, bajado al sepulcro y resucitado.


Retrieved from Liturgia de las horas [accessed 06 Abril, 2016].



選讀聖良一世教宗講道集
(基督生活在他的教會內)

親愛的諸位,無疑的,天主聖子取了人性,就與人性密切結合;因此不但在他這人身上──這人是受造物的首生者──,而且在眾聖人身上,只是同一個基督;就如頭不能與肢體分離,同樣,肢體也不能與頭分離。

「天主是萬物之中的萬有」,這不是指的現世生活,而是指的永遠的生活。但是,即使現在,天主以不可分離的方式居住在他的聖殿中──他的教會內,一如他所應許的:「看哪!我要與你們常常在一起,直到今世的終結。

天主聖子為使天人和好,所行行言的一切,我們不僅在過去的歷史上得以知道,而且藉他現在所有的作為而能體驗到其實效。

是那位因聖神而生於貞女的基督,藉同一聖神的默化,使純潔的教會成為多產的母親。使它藉著洗禮,給天主產生無數的子女。聖經論及這些子女說:「他們不是由血氣,也不是由肉欲,也不是男欲,而是由天主生的。」

是在基督身上,亞巴郎的後裔蒙祝福,因為全世界將承認是他的後代:當天主應許過他的子孫藉信德、而非藉血統而誕生時,聖祖便成了萬民之父。是基督把天下萬民合成一牧一棧,沒有一個民族除外;他天天在應驗他所曾預許的:「我有其他不屬於這羊棧的羊,我該領導它們來皈依我;它們將聽我的聲音,而成為一牧一棧。」

基督雖曾對使徒之長伯多祿說:「你要牧養我的羊」,但事實上,他自己是所有牧者職務的唯一總管;那來到伯多祿那裡的羊群,是他在豐美的草場中餵養它們;因此,有無數的羊,蒙受了他愛心的關注,便毫不遲疑地甘願為牧者之名效勞,雖死不辭,就如善牧不惜為羊群舍生。不只是殉道者的英勇,而且所有相信及在冼禮時重生的子民,無一不是與他分擔的苦難。

我們之所以用正直真誠的無酵餅、依法舉行主的逾越節就在於此:舊日邪惡的酵母除去後,新的受造物就以主基督作飲食,飽享盛宴。

原來,我們領受基督的體和血,就是要使我們與所領受的同化。他使我們與他同死、同葬、同復活;我們要在心靈中和肉身上帶著他的形像。


二零一六年四月六日星期三上午取自天主教香港教區禮儀委員會每日日課http://catholic-dlc.org.hk/LH4_20160406.htm

Tuesday, 5 April 2016

Annual Provincial Meetings / 會省年度會議 2016

On the coming 5th, 6th and the 7th of April 2016 there will be two annual Provincial Council meetings held in Hong Kong, namely, the Formators' Meetings and the Extended Provincial Council Meeting where the first session will be together with the Provincial Economic Council. There are some brothers coming from other vicariates and missions including Japan, Taiwan, Korea, Myanmar, Timor Leste, Spain, Hong Kong and Macau.

Please pray for those brothers in the meetings and those who are assisting. May God grant them the Holy Spirit for the betterment of the Order and the Province.


本年四月五至七日連續三天於香港舉行兩個會省年度會議,包括今天舉行的培育員會議及諮議會,諮議會之首節為省經濟委員會會議。來自日本、台灣、韓國、緬甸、東帝汶、西班牙及港澳地區之兄弟共聚一堂

懇請各位為諸位參加會議之兄弟及協助會議進行之同仁祈禱,求天主賜予他們聖神,好使會及會省得益。

Monday, 4 April 2016

Konštane Adam Appointed Judge of the Roman Rota / Konštanc Adam fue nombrado Prelado Auditor de la Rota Romana

English
Espanol
中文


Pope Francis has appointed Rev Fr Miroslav Konštane Adam as Prelate Auditor at the Apostolic Tribunal of the Roman Rota.

Fr Konštane Adam


Fr Adam is a son of the Province of Slovakia and he is currently the Rector Magnificus of the Pontifical University of St Thomas Aquinas (Angelicum) Rome and a Professor of Canon Law.


- See more at: http://www.op.org/en/content/fr-konstane-adam-appointed-judge-roman-rota#sthash.jnjRPyOY.dpuf





Su Santidad Francisco nombró a Fray Miroslav Konštanc Adam como Prelado Auditor del Tribunal Apostólico de la Rota Romana.

Fray Adam es hijo de la Provincia de Eslovaquia y se venía desempeñando como Rector Magnífico de la Universidad Pontificia Santo Tomás (Angelicum) en Roma, donde es también docente de la Facultad de Derecho Canónico.


- See more at: http://www.op.org/es/content/fray-konstanc-adam-fue-nombrado-juez-de-la-rota-romana#sthash.k17SS4qM.dpuf


教宗方濟各於早前委任了Miroslav Konštane Adam為宗座羅馬聖輪法院預審官。

羅馬聖輪法院乃教宗所設,受理上訴之普通法院(法典CIC1443條)。

Adam 神父乃斯洛伐克會省之會士,自二零一二年獲提名任羅馬宗座聖多瑪斯天神大學 校長(currently the Rector Magnificus) ,二零一四年九月獲委任為宗座羅馬聖輪法院院長Pio Vito Pinto 蒙席所領導之簡化天主教法典婚姻訴訟法特別委員會委員,並多年一直為羅馬宗座聖多瑪斯天神大學天主教法典教授。


- See more at: http://www.op.org/en/content/fr-konstane-adam-appointed-judge-roman-rota#sthash.jnjRPyOY.dpuf



Sunday, 3 April 2016

Pope Francis in the vigil for Divine Mercy / el Papa en la Vigilia de la Divina Misericordia / 教宗主持慈悲主日前夕守夜祈禱


English
Espanol
中文


(Vatican Radio) Pope Francis on Saturday lead a prayer vigil for Divine Mercy, in which he spoke of the many faces of the mercy of God.

The prayer vigil took place on the eve of Divine Mercy Sunday and coincided with the 11th anniversary of Pope St. John Paul II’s death.
Pope Francis led a prayer vigil for Divine Mercy, recalling the many faces of God's mercy - REUTERS

Thousands of people gathered in St. Peter’s Square on Saturday in the Octave of Easter for the celebration of a prayer vigil for Divine Mercy.

In remarks prepared for the occasion, Pope Francis reflected on the ‘vast ocean’ that is the mercy of God, saying “so great and infinite is his mercy, to the point that it is greatly challenging to describe it in all its entirety”.

Turning to the testimony of Scripture, Pope Francis noted that the Bible expresses God’s mercy as nearness to His people and in the expression of tenderness, especially in the prophet Hosea.

The Holy Father went on to name the many faces of God’s mercy.

“How many expressions there are of God’s mercy! This mercy comes to us as closeness and tenderness, and because of this, comes also as compassion and solidarity, as consolation and forgiveness. The more we receive, the more we are called to share it with others; it cannot be kept hidden or kept only for ourselves. It is something which burns within our hearts, driving us to love, thus recognizing the face of Jesus Christ, above all in those who are most distant, weak, alone, confused and marginalized.”

The prayer vigil coincided with the 11th anniversary of Pope John Paul II’s death on Divine Mercy Sunday, 2 April 2005.

Pope Francis himself will visit the Shrine of Divine Mercy during the 28th World Youth Day to take place this summer in Krakow, Poland.


Retrieved from English Radio Vaticana http://en.radiovaticana.va/news/2016/04/02/pope_francis_leads_prayer_vigil_for_divine_mercy/1219753 [accessed 03 April, 2016].



Texto de las palabras del Santo Padre Francisco durante la Vigilia de oración por la Divina Misericordia

Compartimos con alegría y agradecimiento este momento de oración que nos introduce en el Domingo de la Misericordia, muy deseado por san Juan Pablo II - hace cinco años, un día como el de hoy, en el 2005 falleció -. Y quería esto para dar cumplimiento a una petición de santa Faustina. Los testimonios que han sido presentados - por los que damos gracias - y las lecturas que hemos escuchado abren espacios de luz y de esperanza para entrar en el gran océano de la misericordia de Dios. ¿Cuántos son los rostros de la misericordia, con los que él viene a nuestro encuentro? Son verdaderamente muchos; es imposible describirlos todos, porque la misericordia de Dios es un crescendo continuo. Dios no se cansa nunca de manifestarla y nosotros no deberíamos acostumbrarnos nunca a recibirla, buscarla y desearla. Es siempre algo nuevo que provoca estupor y maravilla al ver la gran fantasía creadora de Dios, cuando sale a nuestro encuentro con su amor.

Dios se ha revelado, manifestando muchas veces su nombre, y este nombre es “misericordioso” (cf. Ez 34,6). Así como la naturaleza de Dios es grande e infinita, del mismo modo es grande e infinita su misericordia, hasta el punto que parece una tarea difícil poder describirla en todos sus aspectos. Recorriendo las páginas de la Sagrada Escritura, encontramos que la misericordia es sobre todo cercanía de Dios a su pueblo. Una cercanía que se expresa y se manifiesta principalmente como ayuda y protección. Es la cercanía de un padre y de una madre que se refleja en una bella imagen del profeta Oseas, que dice así: «Con lazos humanos los atraje, con vínculos de amor. Fui para ellos como quien alza un niño hasta sus mejillas. Me inclinaba, me inclinaba hacia él para darle de comer» (11,4). El abrazo de un papá y de una mamá con su niño. Es muy expresiva esta imagen: Dios toma a cada uno de nosotros y nos alza hasta sus mejillas. Cuánta ternura contiene y cuánto amor manifiesta. Ternura: palabra casi olvidada y de la que el mundo de hoy - y todos nosotros - tenemos necesidad. He pensado en esta palabra del Profeta cuando he visto el logo del Jubileo. Jesús no sólo lleva sobre sus espaldas a la humanidad, sino que además pega su mejilla a la de Adán, hasta el punto que los dos rostros parecen fundirse en uno.

Nosotros no tenemos un Dios que no sepa comprender y compadecerse de nuestras debilidades (cf. Hb 4, 15). Al contrario, precisamente en virtud de su misericordia, Dios se ha hecho uno de nosotros: «El Hijo de Dios con su encarnación, se ha unido, en cierto modo, a cada hombre. Trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, obró con voluntad de hombre, amó con corazón de hombre. Naciendo de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de nosotros, en todo, en todo semejantes a nosotros, excepto en el pecado» (Gaudium et spes, 22). Por lo tanto, en Jesús no sólo podemos tocar la misericordia del Padre, sino que somos impulsados a convertirnos nosotros mismos en instrumento de la misericordia. Puede ser fácil hablar de misericordia, mientras que es más difícil llegar a ser testigos de esa misericordia en lo concreto. Este es un camino que dura toda la vida y no debe detenerse. Jesús nos dijo que debemos ser “misericordiosos como el Padre” (cf. Lc 6,36). ¡Toda la vida, toda la vida nos compromete a esto!

¡Cuántos rostros, entonces, tiene la misericordia de Dios! Ésta se nos muestra como cercanía y ternura, pero en virtud de ello también como compasión y como participación, como consolación y perdón. Quien más la recibe, más está llamado a ofrecerla, a comunicarla; no se puede tener escondida ni retenida sólo para sí mismo. Es algo que quema el corazón y lo estimula a amar, porque reconoce el rostro de Jesucristo sobre todo en quien está más lejos, débil, solo, confundido y marginado. La misericordia no está detenida, sale a buscar a la oveja perdida, y cuando la encuentra manifiesta una alegría contagiosa. La misericordia sabe mirar a los ojos de cada persona; cada una es preciosa para ella, porque cada una es única. Cuánto dolor sentimos en el corazón cuando escuchamos decir: Pero, esta gente…, estos pobres, echémoslos fuera, dejémoslos que duerman en la calle... ¿Esto es de Jesús?

Queridos hermanos y hermanas, la misericordia nunca puede dejarnos tranquilos. Es el amor de Cristo que nos “inquieta” hasta que no hayamos alcanzado el objetivo; que nos empuja a abrazar y estrechar a nosotros, a involucrar, a quienes tienen necesidad de misericordia para permitir que todos sean reconciliados con el Padre (cf. 2 Co 5,14-20). No debemos tener miedo, es un amor que nos alcanza y envuelve hasta el punto de ir más allá de nosotros mismos, para darnos la posibilidad de reconocer su rostro en los hermanos. Dejémonos guiar dócilmente por este amor y llegaremos a ser misericordiosos como el Padre.

Hemos escuchado el Evangelio, Tomás era un testarudo. No había creído. Y encontró la fe precisamente cuando tocó las llagas del Señor. Una fe que no es capaz de meterse en las llagas del Señor ¡no es fe! Una fe que no es capaz de ser misericordiosa, como son signo de misericordia las llagas del Señor, no es fe: es una idea, ideología. Nuestra fe está encarnada en un Dios que se hizo carne, que se hizo pecado, ¡que ha sido llagado por nosotros! Pero si nosotros queremos creer en serio y tener fe, debemos acercarnos y tocar esa llaga, acariciar esa llaga y también bajar la cabeza y dejar que otros acaricien nuestras llagas.

Y bien, entonces, que sea el Espíritu Santo quien guíe nuestros pasos: Él es el amor, él es la misericordia que se comunica a nuestros corazones. No pongamos obstáculos a su acción vivificante, sino sigámoslo dócilmente por los caminos que nos indica. Permanezcamos con el corazón abierto, para que el Espíritu pueda transformarlo; y así, perdonados, reconciliados, dentro de las llagas del Señor, lleguemos a ser testigos de la alegría que brota del encuentro con el Señor Resucitado, vivo entre nosotros.


Retrieved from Radio Vaticano http://es.radiovaticana.va/news/2016/04/02/papa_francisco_vigilia_divina_misericordia_jubileo/1219877 [accessed 03 April, 2016].


梵蒂岡電台訊)教宗方濟各4月2日傍晚6點在聖伯多祿廣場主持慈悲主日前夕守夜禮,為遭受迫害的基督徒和貪圖世俗的基督徒祈禱,也為受到侵害和剝削的人、難民和流亡者呼求天主的慈悲。慈悲主日是聖若望保祿二世教宗於2000年欽定的,每年復活期第2主日慶祝,效法傅天娜修女全然信賴天主的慈悲。

教宗方濟各在慈悲主日前夕守夜禮上發表講話,強調天主的慈悲永無窮盡,祂總是不厭其煩地施予慈悲。我們基督徒應做慈悲的見證人,盡力“慈悲如同天父”,決不可把接納、尋求及渴望慈悲當作例行公事。

教宗從《聖經》關於天主慈悲的論述談起,指出慈悲首先是天主臨近祂的子民,幫助並保護他們。歐瑟亞先知描述天主接近祂的子民,有如父親和母親。天主說:“是我用仁慈的繩索,愛情的帶子牽著他們,我對他們有如高舉嬰兒到自己面頰的慈親,俯身餵養他們”(歐十一4)。

教宗解釋道:“這是一幅極富情感的圖像:天主抱起我們每一個人,把我們舉到祂的面頰前。祂的溫柔和愛是多麽大啊!耶穌不僅將人類背在自己肩膀上,還把自己的面頰緊緊地貼在亞當的面頰上,好似兩個面容已融為一個。”

我們的天主不是一個“不能同情我們弱點”的天主(參閲:希四15)。相反地,天主正是因著祂的仁慈而成了我們當中的一員。“天主聖子藉著降生成人,在某種程度上同每個人結合在一起。祂曾以人的雙手工作,以人的理智思想,以人的意志行事,並以人的心腸愛天主愛人。祂生於童貞瑪利亞,實在是我們中的一員。祂在一切事上,除了罪以外,與我們相似”(《論教會在現代世界牧職憲章》,22號)。

教宗表示:“藉著耶穌,我們不僅能親手觸摸天父的慈悲,也受到激勵使自己成為天主慈悲的工具。談論慈悲可能不難,但成為慈悲的具體見證人則需要付出努力。這是我們一生中應走的路,不該有半點停歇。耶穌教導我們該當‘慈悲如同天父’(參閲:路六36)。”

教宗最後總結說:“慈悲絕不會讓我們安於現狀。基督的愛促使我們‘焦慮不安’,以致不達目的不罷休;基督的愛催迫著我們去緊緊地擁抱那些需要慈悲的人,使眾人與天父重歸於好(參閲:格後五14-20)。我們不要畏懼,因為愛在催迫著我們走出自己,在兄弟姐妹的面容上認出基督的面容。讓我們在這愛的柔和引領下,如同天父慈悲為懷。”


梵蒂岡廣播電台,二零一六年四月三日取自:http://zht.radiovaticana.va/news/2016/04/02/%E6%95%99%E5%AE%97%E4%B8%BB%E6%8C%81%E6%85%88%E6%82%B2%E4%B8%BB%E6%97%A5%E5%89%8D%E5%A4%95%E5%AE%88%E5%A4%9C%E7%A5%88%E7%A6%B1%EF%BC%9A%E5%9F%BA%E7%9D%A3%E7%9A%84%E6%84%9B%E5%82%AC%E8%BF%AB%E6%88%91%E5%80%91%E6%85%88%E6%82%B2%E5%A6%82%E5%90%8C%E5%A4%A9%E7%88%B6/1219907